Artículos

Posiciones de yoga para abrir tu corazón y partir el año con energía

La clave en el yoga es la movilidad. En el movimiento está la salud del cuerpo físico, que a su vez es el instrumento que nos fue entregado a los seres humanos por el universo para que podamos sanar nuestras heridas síquicas y espirituales. Si te mantienes en movimiento, lo mismo ocurrirá con tus emociones. O, visto de otro modo, si no movilizas tus energías, incluida la energía síquica, se estancarán, y ahí está el peligro: cuando la energía se estanca en algún lado específico, comienzan las enfermedades, tanto físicas como síquicas y espirituales.

El corazón es el centro del amor, la compasión y el disfrute. Según el yoga, desde allí debes dirigir todas tus decisiones y movilizar todas tus actividades. “Primero el corazón y luego la razón”, dice una máxima yóguica. Si te movilizas desde el Cuarto Chakra, conocido como Anahata o Del Corazón, tu energía jamás se estancará. Es el émbolo, es el corazón también en términos musculares, de toda tu existencia. Hazle caso y nunca fallarás.

Vamos a dejarte aquí una serie de tres ejercicios para abrir el centro del corazón, con el fin de entrenar tu mente para movilices tus energías y tus decisiones desde Anahata. “Una serie” quiere decir que debes hacer los ejercicios uno detrás de otro, encadenados, y ojalá sin tomarte descansos. Sin embargo, como dos de estas posturas implican que ejercites tu espalda, conviene que calientes antes de ejecutarlas. Este video explica muy bien todos los pasos para practicar Saludos al Sol, que son ideales para calentar el cuerpo antes de cualquier actividad física.

Aquí está la serie. Te recomendamos que la acompañes con esta música, un mantra muy hermoso:

1.- Postura de la cobra: es una flexión hacia atrás que extiende los músculos en la parte delantera del torso, es excelente para aumentar la flexibilidad de la columna y reducir los dolores lumbares. Acuéstate boca abajo sobre una colchoneta o mat (si no tienes, basta con una frazada en el suelo). Estira las piernas, junta los tobillos y afirma los empeines de tus pies sobre el piso. Ubica las palmas de tus manos sobre el mat, justo debajo de tus hombros. Inhala profundo. Comienza a exhalar lentamente y, mientras exhalas, levanta lentamente el torso y estira los brazos. Trata de que tu pelvis quede pegada al suelo o lo más cerca que puedas. Cuando te hayas levantado por completo, echa la cabeza hacia atrás. Mantén la postura por entre 20 segundos y un minuto, respirando profundo y lento.

Foto: Cuidad yoga

2.- Postura del camello, variación con manos en la espalda baja: anda a la colchoneta o mat o frazada y siéntate sobre los talones. Levántate, párate sobre las rodillas y sepáralas al ancho de tus hombros. Con las palmas de tus manos toma la parte baja de tu espalda. Lleva la pelvis hacia delante, levanta el pecho y dejar caer la cabeza hacia atrás. Mantén la postura por entre 20 segundos y un minuto, respirando profundo y lento.

Foto: Yogateca

3.- Siesta yóguica con las manos en el centro del pecho: siéntate con las piernas cruzadas al principio del mat. De a poco échate hacia atrás: acomoda primero los codos sobre el suelo y luego la espalda completa. Finalmente ubica las manos sobre el centro del corazón, al centro del pecho. La mano izquierda directo sobre el pecho y la mano derecha sobre la izquierda. Relájate allí. Este ejercicio puede durar entre 1 y 15 minutos. Es ideal para desestresarte.

Foto: Women health

¡Queremos saber tu opinión!